Quantcast
El tiempo en: Vélez-Málaga
Miércoles 25/05/2022  

Sindéresis

Solo ante los dioses

En cualquier caso, Kichi falta al respeto a Izquierda Unida al mismo tiempo que a todos los demás y a su propia militancia.

Publicado: 19/09/2021 ·
22:54
· Actualizado: 20/09/2021 · 09:56
Autor

Juan González Mesa

Juan González Mesa se define como escritor profesional, columnista aficionado, guionista mercenario

Sindéresis

Del propio autor:

VISITAR BLOG

Los gaditanos solo se inclinan ante los dioses, y ni siquiera ante todos. Por tanto, no puedes gobernarlos con arrogancia manifiesta; tienes que hacer como Teófila e invitar a las señoras de las asociaciones a dulces, y aguantar en cámara con buen humor que se metan contigo en Carnavales, aunque luego apuntes nombres en una libreta.

Kichi no solo hizo una promesa, sino que firmó el compromiso de no intentar un tercer mandato. Lo hizo en nombre de Podemos Cádiz, partido al que ya no pertenece, pero esgrimió razones universales. Esas razones no le sirven porque dice que él, y no la militancia, tendría que ver que hubiera alguien mejor para suplirle, y no lo ve. Ese razonamiento es peligroso, ya que, si la condición para cumplir lo firmado es que él vislumbre a alguien capaz, la excusa para no cumplir se obtiene eliminando a cualquiera que le haga sombra o, más sencillo, no dando a elegir a la militancia. Una dictadura.

El alcalde es muy dado a incumplir los acuerdos. Se autodescartó de cualquier posibilidad real de repetir como alcalde en el momento en que dejó de pagar la sede de Podemos y echó a sus antiguos compañeros, representando de modo operístico ese incumplimiento económico con la formación que lo puso donde está. Igual piensa que si Podemos se presenta por su cuenta, él va a seguir sacando trece concejales, o doce, pero teniendo en cuenta que la imagen de Podemos está subiendo al tiempo que tiene efecto su tesón en el cogobierno de España, y que el Kichi se opuso a ese cogobierno, es bastante probable que, en caso de que haya competición, su imagen no se enfrente a la de alguien de Podemos Cádiz, sino a la de Yolanda Díaz, la que consigue consensos y mejora la vida de los trabajadores. La que no falta a su palabra.

En cualquier caso, Kichi falta al respeto a Izquierda Unida al mismo tiempo que a todos los demás y a su propia militancia, como también falta al respeto al mundo del Carnaval. Febrero es una fecha sagrada; literalmente. Celebrar el Carnaval en junio, además de franquista, es como celebrar la eucaristía con batido de proteínas. Lo peor es que dice que a los carnavaleros callejeros no les va a decir lo que tienen que hacer, como insinuando que podrán desarrollar con normalidad su fiesta en la calle el mes que quieran, cuando todos sabemos que ningún mes del año te puedes poner a cantar, beber e incluso parar las calles porque a ti te dé la gana. Una fiesta callejera necesita organización del ayuntamiento, presencia de policía local, medidas especiales de higiene y limpieza de las calles. ¿Qué va a ser, excepcionalidad o multas?

Kichi se autodescarta porque aleja a sus posibles socios, concita su éxito en su propia imagen, transforma su imagen en una llena de soberbia y se dispone a pegar carteles él solo con su grupo de concejales, ya que no va a haber militancia que le siga el juego. Su nuevo amigo, el Diario de Cádiz, anuncia que ha matizado sus declaraciones, cuando lo que ha hecho es volver a desdecirse. Tarde, Barcia, muy tarde. Si habláramos de lucha libre, diríamos que entró como técnico (de los buenos) y se ha convertido en un rudo (de los malos), que tiene su morbo, porque está la afición esperando que llegue un nuevo técnico a robarle el título. Él cree que eso no va a suceder porque ahora mismo piensa que descendió de las nubes, pero se le ha olvidado que, antes de llegar, nadie contaba con él, que salió de las calles, lo que era su principal carta de presentación: humildad y honradez. Las ha perdido ambas. Y en las calles somos muchos.

TE RECOMENDAMOS